Etiquetas

MANDALA

MANDALA

Translate

jueves, 24 de septiembre de 2015

POEMAS. POEMS






A James Dean el amor por la literatura y el arte se lo transmitió fundamentalmente su madre en los nueve años en que pudo vivir con ella antes de que falleciera por cáncer dejándole este suceso una huella traumática imborrable. Según algunos biógrafos, su madre amaba tanto la poesía que le puso como segundo nombre Byron en honor de su poeta preferido Lord Byron. Otros autores refieren que tanto James como Byron aluden a amigos compañeros de trabajo de su padre.
Entre los libros que leyó Jimmy, su favorito fue El Principito de Antoine de Saint-Exupery.







JIMMY LEÍA POESÍA Y TAMBIÉN, OCASIONALMENTE, ESCRIBÍA. PUBLICAMOS TRES DE 
SUS POEMAS EN LA ENTRADA IDENTIFICADA COMO "LEYENDO Y ESCRIBIENDO" DE ESTE BLOG.
EN ESTE POST, TRANSCRIBIMOS LOS POEMAS INSPIRADOS POR LA FIGURA DE JAMES DEAN EN ALGUNOS ESCRITORES



AUTOPISTA HACIA LA LUZ (MARCOS CALLAU)

(dedicado a James Dean) 


“La oscuridad se aleja por detrás
El horizonte aparece brillante
El sol se dibuja como un diamante
Tu sombra se esconde en el asiento de atrás

Date prisa, pues se puede apagar
La puesta de sol vive amenazante
El reino de la luna es de tu amante
Es demasiado alto el precio a pagar

Apreté el acelerador, corrí
La oscuridad llegó a desaparecer
Aposté todo al mañana, huí

De repente, sentí el amanecer
Sentí libertad, sentí que crecí
Los papeles contaron mi perecer.”


 LOS ADOLESCENTES SINIESTROS. JOHN DOS PASSOS.1961

"No hay nada mucho más muerto que un actor de cine muerto
y sin embargo
incluso varios años después de la muerte de James Dean
uno por uno en los aspectos ocultos de la atmósfera  cerrada
de los cines, de segunda, tercera y cuarta  exclusividad
los que vieron los viejos filmes de James Dean, se alinearon:
los muchachos botas y campera de cuero, los muchachos estrechos en sus pantalones vaqueros,
los muchachos con sus cinturones de motoqueros
en el espejo de los baños
en procura de ser mirados y vistos
James Dean;
la melena llena de resentimiento,
los ojos profundos perdidos en la soledad,
mirada amarga y abatida,
el desprecio en los labios.

Dejaron su peine de bolsillo; sus cabellos erizados
se aplanaron un poco;
fueron haciendo grandes sus ojos en el espejo,
fueron haciendo pucheros estrechando los labios,
amor perdido de ellos mismos,
como James Dean.

Las muchachas corrieron locas de deseo
de pasar los dedos por sus cabellos,
de sentir esa virilidad restringida; 
que casi parecía una chica,
pero con la necesidad de rasurarse...
'Él y yo solos en el asiento trasero de un auto' "



A Nuria

DIATRIBA DESAFIANTE PARA JAMES DEAN
(SANTIAGO GÓMEZ VALVERDE)

Dile a James Dean que no se pase un pelo,

me enfurece que finja el estar vivo

en el póster que tienes en tu cuarto.

Dile que me conozco y no quisiera

rematarlo, si vuelve a deslumbrarte

desde su instante eterno, disecado.

Dile que no se salga de su tumba,

ni te observe lascivo al desnudarte,

qué se vaya a ligar con los espíritus.

Dile que eres mi novia y tengo celos,

que si tiene cojones, dé la cara

y se ponga la carne, ¡qué le emplazo!

Dile que ya no puedo desangrarle

su calavera de los fotogramas.

Que los muertos, ¿qué saben de la vida?


FOR JAMES DEAN (FRANK O'HARA)

Welcome me, if you will,
as the ambassador of a hatred
who knows its cause
and does not envy you your whim
of ending him.

For a young actor. I am begging
peace, gods. Alone
in the empty streets of New York
I am its dirty feet and head
and he is dead

He has banged into your wall
of air, your hubris, racing
towards your heights and you
have cut him from your table
which is built, how unfairly
for us! nt on trees, but on clouds.
I speak as one whose filth
is like his own, of pride
and speed and your terrible
example nearer than the sirens' speech,
a spirit eager for the punishment
which is your only recognition.

Peace! to be true to a city
of rats and to love the envy
of the dreary, smudged mouthers
of an arcane dejection
smoldering quietly in the percepcion
of hopelessness and scandal
at unnatural vigor Thier dreams

POR JAMES DEAN (FRANK O'HARA)

Dame la bienvenida, si quieres,
como el embajador de un odio
que conoce su causa
y no envidio tus caprichos
que de él terminan.

Para un joven actor. Yo suplico
paz, dioses. Solo
en las calles vacías de Nueva York
Soy sus sucios pies y cabeza
y él está muerto
Ha golpeado en tu pared
de aire, su arrogancia, carreras
hacia tus alturas y  tú
le has cortado de tu mesa
que se construye, como injustamente
para nosotros! No en los árboles, sino en las nubes.

Yo hablo como alguien cuya suciedad
es como su propiedad, de orgullo
y la velocidad  su horrible
ejemplo más cercano que el habla de las sirenas,
Un espíritu ávido del castigo
que es tu único reconocimiento.
Paz! por ser fiel a una ciudad
de  ratas y amar la envidia
de las manchadas, tristes bocas
de un arcano abatimiento 
ardiendo silenciosamente en la percepción
de la desesperanza y el escándalo
en vigor antinatural sus sueños


FRANK O'HARA
He has banged into your wall
of air, your hubris, racing
towards your heights and you
have cut him from your table
which is built, how unfairly
for us! not on trees, but on clouds.
Él ha golpeado en tu muro
de aire, tu arrogancia, las carreras
hacia tus alturas y tú
lo has cortado a él de tu mesa
que se construye, cómo injustamente
¡para nosotros! no en los árboles, sino en las nubes.

James Dean, amor que me prohíbes (Alejandro Céspedes)


I


Si un hombre puede cruzar el vacío entre la vida y la muerte, quiero decir,

que si puede seguir viviendo aún después de muerto, entonces, es posible que

fuera un gran hombre

-James Byron Dean

Porque te quiero aún
James Dean
y has decidido irte sin consultarme nada
deja que este conjuro
formulado debajo de tu póster
como oración te traiga hasta mis manos.
¿Por qué lo hiciste, James? por qué lo hiciste
si sabías que yo estaba esperándote
en el arcén de aquella carretera.

Desde mi infancia oscura
creo soñar que siempre has existido
entre el blanco profundo de mis sábanas.
De allí viene el recuerdo.
Viaja desde tu estúpida locura
a través de los años
para instalar en mí
un vacío que absurdas mariposas
apareándose dentro de mi estómago
no hacen más que cebar
y contra él se estrellan
tu suicidio y el mío.
Todo por ignorarme
y porque ya no puedes ni ignorarme.

Y es que te quiero aú
James Dean
Proclama este delirio y el verso se acobarda
James,
ojalá que tu nombre fuese un conjuro mágico
y habitáramos ambos los confines
de los libros de historia, de los cromos
de guerreros que yacen polvorientos
al fondo de los álbumes y esperan
esa voz que les diga
levántate y anda

Oh, sí James
al decirlo
fuese una invocación 
y al igual que en los cuentos
aparecieses del interior de algo
y pudiese pedirte este deseo:
que me dejes amarte sobre todas las cosas
aunque tú no te ames ni a tí mismo

Pero...
Si no existieses...

Si no estuvieras ni en mi álbum de fotos
ni escondido detrás de la pantalla
¿qué pasaría con todo?

Sí, con todo, ya sabes,
con el olor a plancha y con las tardes
de Guillermo Sautier, con los deberes
con mi cama entreabierta para tu cuerpo estéril
con todos los proyectos que yo urdí para ambos
¿Qué haría con tu nombre?
             J
               a
                 m
                   e
                     s
Beso a beso hilvanaré sus letras 
y saltaré al abismo para encontrar tu infancia.
II

Boulevard of Broken Dreams
Viernes, 30 de septiembre de 1955

La muerte es la única cosa que respeto. 
Es la única verdad inevitable, innegable. 
En ella reside la única nobleza para el hombre
James Byron Dean

Debía de ser otoño
y ya en muchos deseos
aposentaba el cieno de las tazas de té
En las trenzas cortadas de las niñas
pájaros se embebían
en el olor ritual de su lavanda
En retretes y parques los hombres se despojan
del falso y cuarteado maquillaje.
El océano azul del alveólo
contra la droga blanda se desgarra.
La esperanza destroza en la cuneta
sus gastados neumáticos
y negras rodaduras
señalan el asfalto con la sangre
de un sueño atropellado.

Debía de ser otoño
porque el inmenso piano de Teresa
desgarraba a Chopin sus notas árticas
y de pronto un silencio, 
un garabato escrito entre corcheas,
la obligó a detenerse y nos lo dijo:
Hoy es viernes Y treinta de septiembre.
Un chispazo de rabia  y un dolor primigenio
que arrastraba cogidos por el pelo
los imberbes cadáveres de nuestras fantasías,
resucitó por fin a los espantapájaros
Hasta entonces no conseguí saber
por qué morían los muertos de nostalgia

Debía de ser otoño
y el olor a lavanda del cabello trenzado
exhumaba los cuerpos de los barcos hundidos
por el pirata Drake

Esta noche en el Parque del Retiro
habrá niños suicidas
que ensayan, como tú, dónde estrellarse
porque también a ellos hoy les niegas
la sombra de tu cuerpo.
¿Dónde se ocultarán desde esta noche
para darse los besos que tenían
desde hace tanto tiempo hipotecados?

Walt Whitman, desde el fondo del estanque
se reirá, infeliz, de los maricas
Lorca se seguirá descomponiendo
tras de sus personajes femeninos
y el resto, con un puño ante la boca
taparán su decencia insatisfecha

Debía de ser otoño
el treinta de septiembre cuanto tú nos dejaste
cuando niños suicidas comenzaron a irse
y, arrojándose al agua, 
las barbas de Neptuno ir habitando.

III



Recuerdo a James Dean
porque un adolescente en una calle
repetía incansable que era niña,
que era amante, ramera,



y que coleccionaba besos nuevos.


¿Qué sabe, niño mío, tu amor condescendiente
del urgente deseo que en los retretes arde,
del escondido enjambre del insomnio,
de la masturbación de un ansia inaplacable?
Como cisnes sonámbulos del miedo
los versos fantasmales
recitados por James se decapitan
y el niño continúa
haciendo sus apuestas
para acabar perdiendo la cordura.
Enrojece sus labios,
sus mejillas,
acibara las cuencas de sus ojos.
Él mismo es su metáfora,
premonitorio estado
de lo que ha de llegar aunque él lo ignore,
pues niños más hermosos
hace tiempo que juegan con barajas marcadas.
Se aman porque odian
el sepulcro de los desasosiegos
o esperan encontrar a James Dean
ultrajando despojos en un parque cualquiera
o en el reflejo de un escaparate.


El amor te enmohece.
Revientas las miradas de otros adolescentes
y el cristalino limpio de tus ojos
se hace añicos de luz contra la acera.
No sabes que la noche,
alzada en sus tacones
de altísimo travesti,
considera imprudente
violarse en los espejos.


El frío se acurruca
en andenes de metro
donde una niña,
o casi,
se desnuda
para volar su miedo de cometa.

IV

Inmutable y sosegado amor,
quise hacerte corpóreo
y coser cascabeles a tu cuerpo menudo
para que al transitar por mi memoria
nunca pudieses ser imprevisible.

Yo,
que era la trastienda de tus ojos,
repintaba los cielos
del cuadro en que vivías
para hacer menos grises
las sombras de mis párpados.

Amor no traspasado ni en los sueños más sórdidos,
ni entre las vías muertas de los ferrocarriles,
ni en los acres retretes
donde aturde el redoble de las palpitaciones.
Tan virgen, tan estéril,
amor,
después de haber estado
tan al borde del miedo,
de la marea que arrastra
al epicentro mismo de la noche.
Y todo porque quise creerte de otra forma.
Porque conocía sólo aquella quietud tuya
que, frente a la pantalla,
detenía el tic tac de los relojes.

Y tú, yo no sabía,
te entregabas a cuerpos prohibidos
en los parques nocturnos
donde cumplen los sueños su destierro.
Pero si tú pudieras…
tal vez… no sé… en agosto,
adentrarte en el blanco
paisaje de mis lienzos
para que te pintase
al sol,
amor pacífico,
al sol,
inmutable, corpóreo, previsible.

(James Dean, Amor que me prohíbes.1986)

JAMES DEAN (IVÁN OÑATE)


Enfermo de ti

Con los labios resecos de fiebre y de sed
un día desperté
en el más despiadado de los desiertos.

Desperté

Con la sabiduría irremediable
de que en mi carroña
habitaba un brusco adolescente.

Un melancólico animal
inepto para la dicha.
(LA NADA SAGRADA 1998)


JAMES DEAN ¡GIGANTE! (BEATRIZ VICENTELO)

Reniego en las auroras
Nadando como el salmón
Golpe artero en temprana hora
Abrió puertas al dolor

Pasa raudo el recio tiempo
Todo es en extremo rápido
¿Por qué uno no debe hacerlo?
Es la vida  ¡triste cántico!

Quien el  poder atesora
Empuja aliento a los vientos
¿Quien osa retar al tiempo?
James Dean en otrora.

Conoció el gran amor terco
Lágrimas que se acostumbran
 No se siente el sufrimiento
¡Ay, es  constante y continúa!

Rebelde Sin Causa, el sino
Un Gigante en sus caminos
Pasó fugaz una estrella
Amo únicamente a ella.

Y he aquí una historia triste
Con la  fama y con dinero
¡Inverosímil!  Concluiste
¡Te mataste  sin remedio!

 Pier Angeli tu gran sueño
Sembraste tus enredaderas
En  arenas del desierto
¡Brotaron las madreselvas!

Se casaron en el cielo.
Trepó por cuerdas de ensueños
 No quería tu  recuerdo
¡Te siguió al firmamento!

¡Oh gran amor, que luchaste
De distancias celestiales
Te fuiste un lunes y un lunes
Rememoramos el antes!




JAMES DEAN NO ESTÁ MUERTO (STEVEN MORRISEY)



JAMES DEAN NO ESTA MUERTO
Yo sé dónde está
En una institución
Está blindada
Y muy limpia
Una vez promovió
Una revolución adolescente
Ahora feo y viejo
...James Dean
No, él no murió
En 1955
Pero un accidente lo dejó
Horriblemente mutilado
Para no sobrevivir
al ojo público
Peces gordos decidieron
"Jimmy debe morir"
Supongo que encuentras esto
¿Difícil de creer?
Aún así, envuelto en el vendaje
Un Rey mutante
aguachirle y amagues
Empañado por el óxido
Caído al polvo
James Dean está muerto?
Usted fue dirigido por el mal!
Ojos enfermizos 
Dientes amarillos
Dedos fantasmales de rap
En la vuelta de la fragilidad
Pero una vez que un hombre joven y enojado
Por favor, no olvidaríamos la
advertencia de sus ojos azules
huraño y tímido
Y, ¡oh! esa chaqueta roja
Una señal de amenaza
Pero verlo ahora
Te hace mal
Florecen desilusiones
Sin conversación
Aburrido y gris
Agusanadas zapatillas
Su Espíritu falleció
A Un millón de millas del rock 'n roll
(¿qué podía saber !!!)
Él no se levanta
Él no se mueve
El poder y la arrogancia de la juventud
Nunca he estado aquí
Sin embargo, su imagen vive
Glamorosa todavía
El poderoso dólar
Tiene todo lleno
Casi en el cincuenta
... o se trata de los sesenta?
Jugando con perlas
Al igual que un niño inquieto
Es algo bueno, aunque sea
Haber sido amado por un tiempo.

STEVEN MORRISSEY




JAMES DEAN, EN LAS FOTOGRAFÍAS, ESTÁ LEYENDO LAS OBRAS COMPLETAS DE JAMES WHITCOMB RILEY (1849-1916), EL LAUREADO POETA DE INDIANA, QUIEN ESCRIBIÓ ESTE POEMA QUE PARECERÍA PREMONITORIO DE LA HISTORIA DEL ACTOR Y FUE LEÍDO EN SU FUNERAL

Once in a dream, I saw a man
With haggard face and tangled hair
and eyes that nursed as wild a care
As gaunt Starvation ever can;
and in his hand he held a wand
whose magic touch gave life and thought
unto a form his fancy wrought
and robed with coloring so grand
it seemed the reflex of some child
of heaven, fair and undefiled–
a face of purity and love–
to woo him into worlds above:
and as I gazed with dazzled eyes,
a gleaming smile lit up his lips
as his bright soul from its eclipse
went flashing into Paradise.
Then tardy Fame came through the door
And found a picture–nothing more.
Una vez en un sueño, vi a un hombre
Con la cara desmejorada y el pelo enredado
y los ojos que crecieron con un cuidado salvaje
El hambre  demacrada siempre puede;
en su mano tener una varita
cuyo toque mágico da la vida y el pensamiento
hasta una forma forjada de su fantasía
y vestida con coloración tan grandiosa
que parecía el reflejo de algún niño
del cielo, justo e indefinido-
una cara de la pureza y el amor-
para atraerlo a él a los mundos anteriores:
y mientras lo miraba con los ojos deslumbrados,
una sonrisa brillante iluminó los labios
con su alma radiante desde su eclipse
fue intermitente hacia el Paraíso.
Luego, la tardía fama entró por la puerta
Y se encontró una imagen, nada más.
 OTRO POEMA DE WHITCOMB PERTINENTE DICE

No puedo decir, y no diré
que él ha muerto, sólo está lejos.
Con una alegre sonrisa, y una señal de la mano,
se ha aventurado en una tierra desconocida.
Y nos deja soñando cuán justas
sus necesidades deben ser, puesto que permanecen ahí.
Y tú, oh, tú, que anhelas con intensidad
la pisada de los viejos tiempos y el alegre regreso.
piensa en él gozando,
tan querido en el amor de ahí como el amor de aquí;
piensa en él igual que siempre, yo digo:
no está muerto, ¡sólo está lejos!