Etiquetas

MANDALA

MANDALA

Vistas de página en total

LOGO

LOGO

JD

JD

TRANSLATE

TRANSLATE

Translate

miércoles, 23 de septiembre de 2015

GIGANTE RELACIÓN CON LESLIE BENEDICT Y SU AMIGA LIZ TAYLOR



















CON ELIZABETH TAYLOR FORJÓ UNA GRAN AMISTAD Y LIZ DIJO QUE LO INVENTÓ COMO EL HERMANO QUE NO TENÍA Y AL QUE PODÍA ADIVINARLE LAS GRIETAS, INSEGURIDADES Y ABISMOS EN CHARLAS DE MADRUGADA.



 FUE SU CONFIDENTE, ENTRE OTRAS COSAS, DEL TRAUMA QUE LE PROVOCÓ EL ABUSO EN SU ADOLESCENCIA POR PARTE DEL PASTOR JAMES DEWEERD LIZ CONFESÓ PIDIENDO QUE NO SE HICIERA PÚBLICO HASTA DESPUÉS DE SU MUERTE QUE: 

"Nos quedábamos despiertos hasta las tantas, hablando toda la noche. Me dijo que a raíz de la muerte de su madre -cuando Dean tenía 9 años-, el pastor de su iglesia empezó a abusar de él. Creo que eso lo atormentó toda su vida".

LIZ FUE QUIEN LE OBSEQUÍO EL GATITO SIAMÉS MARCUS


















"Con Monty Clift, por primera vez, me ablandé, dejé caer mis defensas. Tenía tal vulnerabilidad, tan sensibilidad a flor de piel, que sólo quería protegerlo, abrazarlo. Sabía que podían hacerle daño, y y yo no lo habría soportado.
Cuando conocí a Jimmy en el rodaje de 'Gigante', experimenté la misma sensación. Probablemente era más difícil de romper que Monty, que era de cristal, pero notabas sus grietas, sus inseguridades, podías adivinar sus abismos. Se escondía detrás de una falsa brutalidad, de una indolencia forzada, de una torpeza increíble. Pero la realidad era otras: sus fantasmas lo perseguían. Y sus demonios lo atormentaban"
Philippe Besson Vive deprisa. Alianza Literaria. 2015







RELATA WILLIAM BAST QUE "NI ELIZABETH TAYLOR, CONSIDERADA UNA DE LAS GRANDES BELLEZAS DE NUESTRO TIEMPO, COMENZÓ SIN TROPIEZOS SU AMISTAD CON JIMMY.
EL DÍA QUE SE CONOCIERON, POCO DESPUÉS DE INICIADO EL RODAJE DE 'GIGANTE', JIMMY QUEDÓ ENCANTADO CON ELLA, AL PUNTO DE INVITARLA A PASEAR EN SU PORSCHE. ELLA NO ESPERABA ESTE COMPORTAMIENTO POR TODO LO QUE HABÍA OÍDO HABLAR DE JIMMY Y SALIÓ DE ESE PRIMER ENCUENTRO CONVENCIDA DE QUE QUIENES LO CALIFICABAN DE ANTISOCIAL ESTABAN EQUIVOCADOS. LA SEGUNDA VEZ QUE LO VIÓ ESTABAN EN EL SET. LIZ SE ACERCÓ AMISTOSAMENTE SEGURA DE RECIBIR EL MISMO TRATO DE LA VEZ ANTERIOR, PERO JIMMY LA MIRÓ POR SOBRE SUS ANTEOJOS, MURMURÓ ALGO PARA SÍ MISMO Y LE DIÓ LA ESPALDA.
LA BELLA SE OFENDIÓ MUCHÍSIMO.
NO VOLVIERON A TRATARSE HASTA MARFA. EN UNA CENA EN UNA BOITE LOCAL, SUCEDIÓ QUE QUEDARON SOKHLP EN UNA MESA. DESPUÉS DE UNA LARGA PAUSA DE MUERTE, LIZ SE VOLVIÓ HACIA ÉL Y LE PREGUNTÓ DIRECTAMENTE: 
- NO LE GUSTO NADA, ¿NO ES CIERTO?
POR UN MOMENTO JIMMY LA MIRÓ INEXPRESIVAMENTE, LUEGO SE ECHÓ A REÍR. ASÍ ME GUSTA, -DIJO, PARA EL ASOMBRO DE ELLA.
LA CONDUCTA DE LIZ LE REVELÓ LO QUE QUERÍA SABER. SU INDIFERENCIA LA HABÍA MOLESTADO. AL FINAL, LA BELLA TAYLOR HABÍA ACUDIDO A ÉL. CUANDO LA CONOCIERA COMPRENDIÓ ENSEGUIDA QUE ERA UNA JOVEN ACOSTUMBRADA A HACER SU VOLUNTAD CON CUANTO HOMBRE LE SALIERA AL PASO Y DECIDIÓ QUE ESA VEZ SERÍA A LA INVERSA. 
DURANTE EL RESTO DE LA PELÍCULA CONVERSARON LIBRE Y FÁCILMENTE Y POR PRIMERA VEZ JIMMY LA DEJÓ ATRAVESAR LAS VALLAS CON QUE SE HABÍA RODEADO.
DESDE ESE ENTONCES LIZZY APRENDIÓ A NO OFENDERSE POR LO QUE JIMMY HICIERA Y A NO SENTIRSE HERIDA CUANDO LO VIERA DE MAL HUMOR. DESCUBRIÓ QUE ESE MAL HUMOR, NADA AGRADABLE NI ATRACTIVO POR CIERTO, ERA FRUTO DE SU INMADUREZ Y TEMPERAMENTO".


























"Durante el rodaje, nos quedábamos despiertos hasta las tantas hablando toda la noche. Fue entonces cuando me dijo que a raíz de la muerte de su madre, el pastor de su iglesia empezó a abusar de él. Creo que lo atormentó toda su vida"
(Elizabeth Taylor)










James Dean tenía 24 años y Elizabeth Taylor solo 23 cuando hicieron la épica texana Giant, junto a Rock Hudson, en 1955. Era la película que iba a cimentar las carreras de los tres actores en el panteón de los grandes de Hollywood, pero también fue la La última vez que Dean aparecería en la pantalla. Su estrella sería catapultada a un estatus legendario luego de su fatal accidente automovilístico pocos días después de que terminara la filmación. Taylor y Dean habían formado un vínculo estrecho en el rodaje y se dijo que su cercanía molestó a Hudson, que ya era amigo de Taylor y no quería que su relación se viera afectada por una tercera persona. Esta instantánea muestra a Dean absorto en una revista con su coprotagonista sonriendo desde la portada, mientras descansa junto a Taylor durmiendo. Pero la relajación era rara para el tomador de riesgos que amaba los autos rápidos. El director de Giant, George Stevens, que había estado preocupado por la necesidad de velocidad del rebelde, se aseguró de que incluyeran una cláusula en el contrato de Dean que le prohibía correr mientras se estaba filmando. Sin embargo, tan pronto como Dean completó su papel, los frenos se soltaron y estaba conduciendo su nuevo Porsche Spyder convertible a una carrera de California cuando ocurrió el accidente. Giant se convirtió en un éxito de taquilla y le valió a George Stevens un Oscar al mejor director. Estableció a Taylor como una actriz seria y convirtió a Dean en un ícono rebelde para una generación adolescente.











































































"Jimmy me hablaba sobre su vida, su madre, sus amores, y al día siguiente se mostraba frio y distante, como si temiera haber revelado demasiado sobre sí mismo.  Pero, al cabo de un par de días, volvíamos a estar tan unidos como antes.
Jimmy tenía mucho miedo de ser herido. Tenía miedo de abrirse y que lo que confiara se utilizara en su contra" (Elizabeth Taylor)

"Elizabeth Taylor, Rock Hudson, Carroll Baker, George Steves y un pequeño grupo de técnicos estaban visionando unas pruebas en los estudios de la Warner Brothers en Burbank cuando sonó el teléfono. Stevens lo cogió y al cabo de unos minutos exclamó: "¡Dios mío! ¿Estás seguro? ¿Cuándo ha ocurrido?" Tras colgar el aparato, ordenó que suspendieran la proyección y encendiesen las luces. Luego se volvió hacia los presentes y dijo: "Acaban de comunicarme la noticia de que Jimmy Dean se ha matado con su coche". Todos emitieron una exclamación de angustia e incredulidad, y luego guardaron silencio. 
El plató permaneció cerrado durante el resto del día. Taylor se encontró con el director en el aparcamiento del estudio. "Era de prever que sucediera - dijo Stevens-. Jimmy conducía como un loco, como si quisiese matarse"
Liz lo miró fijamente y le contestó: "Vete a la mierda, George". Luego dio media vuelta y se dirigió hacia su coche.
Al día siguiente de la muerte de James Dean, un sábado, Stevens ordenó que se reanudara el rodaje. Elizabeth protestó. James P. Knox, un especialista que trabajó en Gigante, recordaba que "Stevens se mostró innecesariamente duro con ella. Liz estaba muy alterada y vomitó en su camerino. Al llegar al plató - se rodaban interiores - rompió a llorar como una histérica. El director se enfadó y la obligó a completar la escena.
Elizabeth concluyó dicha escena pero durante tres días estuvo muy deprimida. Inmediatamente ingresó en el hospital St. John (entre el 1 y el 10 de octubre de 1955) debido a una serie de trastornos: una infección de vejiga, obstrucción intestinal, congestión pulmonar, dolores en las piernas y jaquecas. Stevens estaba convencido de que la causa principal de las dolencias de la estrella era la muerte de James Dean, y que sus síntoma eran puramente psicosomáticos. El director trató de concluir la película utilizando a una doble, pero en vista de que los resultados dejaban mucho que desear, tuvo que suspender el rodaje durante otras dos semanas"

(DAVID HEYMANN: LIZ TAYLOR. UNA BIOGRAFÍA ÍNTIMA. EDICIONES B. BARCELONA. 1996) 
VIDEOCLIP JAMES DEAN & ELIZABETH TAYLOR

The Unabridged James Dean (Randall Riese)
James Dean integral. Su vida y legado de la A a la Z 

ELIZABETH TAYLOR 
Eres raro, ¿verdad, Jett? 
Elizabeth Taylor a James Dean en Gigante En el momento en que hizo Gigante, Elizabeth Taylor tenía 23 años y tenía el tipo de belleza que hacía que incluso los técnicos de plató más experimentados giraran y se detuvieran en sus cables, dejaran caer la barbilla, abrieran la boca y miraran fijamente. Era tan hermosa que hasta las mujeres heterosexuales se arrojaban a sus pies. En una industria de exageración e ilusión, Elizabeth Taylor fue (y sigue siendo, en gran medida) el artículo genuino: una estrella de cine que parece una estrella de cine, fuera de la pantalla, en persona, de cerca. Como escribió Richard Burton en su diario, ella era hermosa "más allá de los sueños de la pornografía". La belleza de Taylor no solo era desarmadora, sino también inquietante, y tras su presentación, James Dean se encontraba entre los intimidados: tímido, incómodo, inquieto. La reunión tuvo lugar en la sala verde de Warner Brothers. Dean estaba haciendo Rebelde sin causa en ese momento. Taylor, una estrella contratada por MGM, para quien había estado haciendo películas desde los 11 años, estaba de visita. La llevaron de gira y le dieron el antiguo camerino de Doris Day. Dean también la llevó a dar un paseo por el estacionamiento de Warner Brothers en su Porsche. Giant representó para ella no solo una especie de licencia, sino también un desafío considerable. A medida que avanzaba la película, ella se convertiría en una abuela canosa de 55 años, la madre de Carroll Baker, quien en la vida real era en realidad un año mayor que ella. George Stevens inicialmente había querido a Grace Kelly para el papel. Cuando resultó no estar disponible, Stevens seleccionó a Taylor, lo que provocó especulaciones en Hollywood sobre si podría o no manejar el papel. Después de todo, en ese momento y a pesar de la aclamación que había recibido cuatro años antes en otra película de George Stevens, A Place in the Sun, Elizabeth Taylor era conocida principalmente como una belleza extraordinaria, no como un talento extraordinario. Aún así, cuando Giant comenzó a filmar en Marfa, Texas, en junio de 1955, rápidamente cautivó a toda la compañía y prácticamente todos lucharon por un poco de su atención. Inicialmente, pasó la mayor parte de su tiempo libre con Rock Hudson, para consternación y envidia de James Dean. A Dean no le agradaba Hudson, y el sentimiento era más que correspondido. En un momento, Hudson se alineó con Taylor y Carroll Baker, unidos en frustración por lo que percibían (y tenían razón al percibir) como la desvergonzada inclinación de Dean por robar escenas, sin restricciones, sin tener en cuenta a sus compañeros actores. Pero entonces sucedió algo. Dean se hizo amigo de Taylor y la apartó del grupo. Carroll Baker recordó en su autobiografía, Baby Doll:
Ella se iba misteriosamente cada noche con Jimmy, y ninguno de nosotros podía averiguar adónde iban. Llegarían a cenar
juntos, ella se sentaba en el balcón junto a él durante las prisas, y luego se escapaban durante lo que parecía la mayor parte de la noche. Es mucho para su crédito que Elizabeth Taylor siempre se haya sentido atraída por los desamparados, los menos afortunados. En sus relaciones con los hombres, ha sido extremadamente generosa, cariñosa y maternal. En cuanto a Dean, parecía que no importaba a dónde fuera, siempre estaba buscando un hombre que lo protegiera y una mujer que lo amparara. Le encantaba que lo abrazaran, lo consolaran. En el set de Giant era parecido a un perro callejero que nadie quiere, vigilado, hosco, herido. Elizabeth Taylor se convirtió en su protectora adoptiva. 

"Tuvimos una amistad extraordinaria. A veces nos sentábamos hasta las tres de la mañana, y él me contaba sobre su pasado, su madre, el ministro [Reverendo DeWeerd], sus amores, y al día siguiente simplemente me miraba directamente como si me hubiera dado o revelado también
 "Los recuerdos que tengo de él son muy felices. Lo amaba mucho. Era un gran talento".
Daba mucho de sí mismo, y tal vez tomaría, después de una de estas sesiones, un par de días antes de que volviéramos en términos de amistad. Tenía mucho miedo de darse a sí mismo. 

Tenía mucho miedo de ser lastimado. Tenía miedo de abrirse en caso de que se diera la vuelta y se usara en su contra".

 Elizabeth Taylor sobre James Dean 


Otro elemento que une a Taylor y Dean fue la dificultad que tuvieron con su director. En un momento, George Stevens amonestó a Taylor ante el elenco y el equipo (tal como lo había hecho antes con Dean), diciendo que lo único que le importaba era lucir glamorosa y que nunca se convertiría en "una verdadera actriz". Para agravar la tensión, Elizabeth tenía problemas de espalda, que Stevens insistió en que eran imaginarios o artificiales. De hecho, durante la producción de la película, se mantuvo un archivo completo únicamente para documentar las enfermedades, hospitalizaciones, llegadas tardías de Taylor y los numerosos retrasos en el rodaje que causaron. Además de sus problemas de espalda, sufrió una infección en la pierna, cansancio y laringitis. Según Carroll Baker, entre otros, James Dean adoraba a Elizabeth Taylor. Típico de su naturaleza, sin embargo, empujó alejarla y poner una cuña en su amistad. Lo hizo con una broma que parecía bastante inocente. Un día, un fotógrafo apareció en el set para tomar fotografías publicitarias de Taylor. Mientras el fotógrafo estaba en el trabajo, Jimmy se coló detrás de Elizabeth, la levantó y la sostuvo boca abajo, dejando al descubierto su ropa interior. Taylor, conocido por tener un sentido del humor perverso, pero también un profesional consumado, estaba lívido y su relación se enfrió. No obstante, poco antes de completar su trabajo en Gigante, Elizabeth recibió a Jimmy con un gatito. Lo llamó Marcus, en honor a su tío y primo en Fairmount, Indiana. 

Taylor comentó más tarde: "Creo que amaba a ese gatito y estaba tan cerca de ese gatito como cualquier otra cosa en la vida". De repente, sonó el teléfono. Lo escuché [Stevens] decir: 'No, Dios mío. ¿Cuándo? ¿Está seguro?' Y gruñó un par de veces y colgó el teléfono. Detuvo la película y encendió las luces, se puso de pie y dijo a los que estaban en la sala: "Me acaban de dar la noticia de que Jimmy Dean ha muerto". Hubo una toma de aire. Nadie dijo nada. No lo podía creer; ninguno de nosotros pudo. Así que varios de nosotros empezamos a llamar a periódicos, hospitales, policía, la morgue. La noticia no era generalizada en ese momento. Después de unas dos horas, se confirmó la noticia. Elizabeth Taylor: una memoria informal 

El día después de la muerte de James Dean, un sábado, George Stevens ordenó al elenco y al equipo que continuaran filmando, como siempre. Taylor se resistió. Kitty Kelley, en su biografía Elizabeth Taylor: The Last Star, cita a Rock Hudson: "George no fue muy amable con ella. Elizabeth es muy extrema en sus gustos y disgustos. Si le gusta, ama. Si no le gusta, ella detesta. Y tiene un temperamento increíble que pierde ante cualquier injusticia. George la obligó a ir a trabajar después de la muerte de Dean ... pero ella se lo permitió ".
Ella también se enfermó del estómago. Según una anotación hecha el 1 de octubre de 1955 por un ejecutivo de Warner Brothers, "perdió su desayuno en el departamento de maquillaje". El director de fotografía gigante William C. Mellor recordó: "Este fue un momento que no olvidaré. Elizabeth Taylor, muy nerviosa, emocional, se derrumbó y sollozó; permaneció en un estado de casi colapso durante tres días". Posteriormente fue hospitalizada y, según la edición del 4 de octubre de The Hollywood Reporter, "La verdadera razón por la que Liz fue al hospital: se puso histérica llorando por la muerte de James Dean, su coprotagonista de Giant". Elizabeth Taylor sorprendió a muchos con su aparente profundidad de sentimiento por James Dean, y  más tarde, con la madurez de su actuación en Gigante. Sus otras películas incluyen Hay uno nacido cada minuto (1942), Lassie Come Home (1943), Jane Eyre (1944), The White Cliffs of Dover (1944), National Velvet (1944), Courage of Lassie (1946), Cynthia ( 1947), Life with Father (1947), A Date with Judy (1948), Julia Misbehaves (1948), Mujercitas (1949), Conspirator (Inglaterra, 1949), The Big Hangover (1950), Father of the Bride (1950) ), El pequeño dividendo del padre (1951), ¿Quo Vadis? (1951), Un lugar en el sol (1951), La luz fantástica (1951), El amor es mejor que nunca (1952), Ivanhoe (1952), La chica que lo tenía todo (1953), Rapsodia (1954), Paseo en elefante (en la que reemplazó a Vivien Leigh, 1954), Beau Brummell (1954), La última vez que vi París (1954), Raintree County (nominada al Oscar a la mejor actriz, 1957), Cat on a Hot Tin Roof (nominada al Oscar a la mejor actriz, 1958), De repente, último verano (nominada al Oscar a la mejor actriz, 1959), Butter-field 8 (ganadora del Oscar a la mejor actriz, 1960), Scent of Mystery (1960), Cleopatra (1963), The VIPs (Inglaterra, 1963), The Sandpiper (1965), ¿Quién teme a Virginia Woolf? (Ganadora del Oscar a la mejor actriz, 1966), La fierecilla domada (1967), Doctor Faustus (1967), Los comediantes (1967), Reflejos en un ojo dorado (1967), Boom (1968), Ceremonia secreta (Inglaterra, 1968) ), The Only Game in Town (1970), X, Y and Zee (Inglaterra, 1972), Hammersmith Is Out (1972), Under Milk Wood (Inglaterra, 1973), Night Watch (Inglaterra, 1973), Miércoles de Ceniza (1973 ), The Driver's Seat (Italia, 1973), The Blue Bird (1976), A Little Night Music (1977), Winter Kills (1979), The Mirror • rack'd (Inglaterra, 1980) y Young Toscanini (1988) . Después de la muerte de su amigo Rock Hudson, Elizabeth Taylor ha dedicado gran parte de su tiempo a la sensibilización, la educación y la recaudación de fondos sobre el SIDA; se ha casado y divorciado por séptima vez; ha comercializado un perfume de gran éxito; y ha logrado convertir sus pérdidas y ganancias de peso en un deporte nacional para espectadores. Pero, independientemente de lo que haya hecho, ha seguido cautivando a una nación durante cinco décadas.













No hay comentarios:

Publicar un comentario