Etiquetas

MANDALA

MANDALA

Translate

miércoles, 23 de septiembre de 2015

REBELDE SIN CAUSA RELACIÓN CON PLATÓN Y SU AMIGO SAL MINEO



AL FINALIZAR EL RODAJE JIMMY DIJO: "AHORA VEO A NATALIE, A NICK Y A SAL COMO COMPAÑEROS DE TRABAJO; LOS VEO COMO AMIGOS...CASI LOS ÚNICOS QUE TENGO EN ESTA CIUDAD"

“Era como una familia y todo el mundo llegó a ser muy unido porque era como una experiencia espiritual.
Al comienzo, me aterraba su libertad. Yo tenía sólo dieciséis años  y era muy impresionable y muy sensible. Si él no me decía buenos días para mí era una ruina para todo el día. Yo realmente no sabía mucho del mundo y poco a poco  comencé a idolatrarlo. Lo que más me gustaba de él y lo que quería emular algún día era la forma de tratar con la gente: ninguna persona estaba en una posición más alta que otra.

Siempre siento que ha tenido una buena influencia en mi vida. Después de su muerte, busqué tomar contacto con él en forma espiritual a través de mensajeros o cosas como un tablero de Ouija y creo que sucedió yo creo que hubo una comunicación, porque creo que es posible” (SAL MINEO)


CON SAL MINEO, trabó una gran amistad. Sal comentó acerca de su reunión inicial: 
"Pensaba que me vestía muy intenso para aquellos días con los pantalones fijos, corbata delgada, chaqueta - hasta que Jimmy Dean entró con su camiseta y pantalones de mezclilla. Ensayamos una escena y no pasó nada entre nosotros. Nick Ray finalmente se acercó y sugirió que nos sentáramos y habláramos por un rato. Cuando Jimmy se enteró de que yo era del Bronx, empezamos charlando acerca de Nueva York y luego progresamos hacia los coches, y antes de que nos diéramos cuenta, ya éramos amigos. Luego volvimos al ensayo, y esta vez si fuimos como un reloj ". Más tarde, ante los rumores que indicaba que habría vivido una aventura sexual con Jimmy durante el rodaje del Rebelde, expresó: "Nunca fuimos amantes James Dean y yo; pero pudimos haberlo sido".


 


 


 




FOTO Y AUTÓGRAFO DE JIMMY A SAL




"El día de su muerte algo se rompió dentro de mí. Como si hubiera sufrido un derrame cerebral que me hubiese dejado sin conocimiento sólo unos instantes, pero sin llegar a caerme. Sí me quedé de pie, pero como un ciego, o un alelado. Ese aturdimiento sólo duró unos segundos y luego ya nada fue igual. Mi existencia, que hasta entonces no había sido más que un desastre, se convirtió en una interminable tragicomedia"
Philippe Besson Vive deprisa. Alianza Literaria. 2015