Etiquetas

MANDALA

MANDALA

Translate

miércoles, 23 de septiembre de 2015

SU GATO SIAMÉS CAT MARCUS & CAT LOUIS ROTH

CON MARCUS SU GATO SIAMÉS Y EL GATO DE LA FAMILIA ROTH


Jim Davis (creador de Garfield) dijo: “La historia que más me impresionó de James Dean como actor es cómo se preparaba para sus trabajos, cómo se mentalizaba para el escenario, para la cámara. Una vez dijo que estudiar a los gatos lo ayudaba a relajarse. Para él, los gatos eran los animales más relajados. Exteriormente tranquilos pero, en el interior, pura energía, tensión y nerviosismo. Por eso trataba de imitar los movimientos de los gatos, su parpadeo. Nosotros parpadeamos rápidamente, los gatos parpadean lentamente. Traté de poner algo de eso en Garfield”





En septiembre de 1955, cuando el rodaje de "Gigante"  estaba llegando a su fin, James Dean consiguió un gatito siamés de la co-estrella Elizabeth Taylor 
Lo nombró el gato Marcus, como su tío y su primo.




William Bast lo recordó de esta manera: "Liz Taylor, pronto sintió que Jimmy despertaba en ella sentimientos maternales de protección. El desmparado aspecto de soledad de Jimmy hacía germinar en su interior deseos de acudir en su ayuda.
Había notado el profundo afecto que le inspiraba a Jimmy, el gato de los Roths, Louis, que ostentaba en su haber la reputación de haber sido el único gato que caminara sobre la paleta de Pablo Picasso y luego haberse hecho limpiar las patas por el pintor mismo. Todos estábamos sorprendidos por la rapidez con que el felino había respondido al afecto de Jimmy y este mismo afecto le inspiró la idea de hacer algo por él.
Un día lo llamó a su camarín y le presentó a un hermoso gatito siamés. Jimmy, incapaz de decir nada que demostrara agradecimiento, se contentó con sostener al pequeño cuerpo entre sus manos. "Lo llamaré Marcus" - murmuró.



Tanto como Jimmy necesitaba ser amado, necesitaba brindar amor; un dilema perfectamente humano. Desgraciadamente había empezado a creer que nunca hallaría a nadie capaz de aceptar la tremenda responsabilidad de su amor. Conclusión lógica considerando que su capacidad para amar pudiera ser tan grande como su capacidad para vivir.

Allí, en Marcus, podía depositar parte de ese amor y experimentar viejas sensaciones de su infancia. Y el pequeño gatito aceptaría su cariño sin temores, sin azoramientos y sin limitaciones.
En las semanas siguientes le tomó gran afecto. Se preocupaba por su estado y corría del estudio a su casa para alimentarle y estar con él. Nunca salia por la noche sin dejarle bien instalado. Hasta llegó a quedarse más en casa aduciendo que su amiguito no podía pasar tanto tiempo solo. Y así, un cuerpecito cubierto por piel color castaño, comenzó el sorprendente proceso de domesticación al errante Dean"






Cuando Jimmy fue a Salinas, California, el 30 de septiembre 1955 para participar en una competición de carreras de coches lo dejó al cuidado de su amiga, la actriz Jeanette Doty (William Bast la alude como Pat) y la noche antes de irse Dean la visitó para llevarle el gato. Junto con Marcus, Dean también le dio una nota con instrucciones de cómo alimentarlo y cuidarlo. 
Dean nunca volvería a recogerlo porque  murió después de chocar su Porsche.




Así lo relató William Bast en su biografía: 

"Los días siguientes los pasó Jimmy buscando a alguien que le acompañara a la carrera. Yo había declinado la invitación completamente absorbido por mi nuevo trabajo y Sandy Roth también tenía en manos importantes tareas que hacían necesaria su presencia en la ciudad. Hasta Lew Bracker tenía dificultades. Parecía que tendría que hacer el viaje solo. 
Una noche, al salir de  casa de los Roth, se detuvo y confesó: - He regalado a Marcus.
-¿Lo has regalado? ¡Pero Jimmy, si lo querías tanto! - exclamó incrédula Beulah.
- Se lo he dado a esa muchacha con quien estuve saliendo, Pat. Ella podría cuidarlo mejor que yo.
- Todavía sigo sin comprender - insistió Beulah, que tenía gran afecto por Louis y comprendía los sentimientos que Marcus inspiraba a Jimmy. 
- BUENO, LA VERDAD ES QUE ME PREOCUPABA MUCHO SU SUERTE USTEDES SABEN LA VIDA LOCA QUE LLEVO...SENCILLAMENTE PENSABA QUE NUNCA SE SABE. PODÍA SALIR UNA NOCHE A LA CALLE Y NO VOLVER JAMÁS, Y ENTONCES, ¿QUÉ SERÍA DE MARCUS?" 

"EL ERA COMO UNA BATIDORA ELÉCTRICA QUE HASTA QUE NO SE ENCUENTRA EN EL PUNTO JUSTO NO FUNCIONA. Y CON ÉL, HASTA QUE SURGÍA EL SENTIMIENTO DE CERCANÍA, COMO EN UN MATRIMONIO ESPIRITUAL CON ALGUIEN, NO IMPORTA QUIÉN, MASCULINO O FEMENINO, JOVEN O VIEJO, O TAMBIÉN AÚN UN ANIMAL, NO SÉ, PERO AL MENOS ÉL NO PODÍA REALMENTE ACERCARSE, CASARSE CON ALGUIEN, SI NO FUNCIONABA. ERA SIMPLEMENTE FRENÉTICO HASTA QUE ENCONTRABA ESTE SENTIMIENTO DE TOLERANCIA CON ALGUIEN QUE EL AMABA Y CONFIABA"
(VAMPIRA)
DEBAJO LAS INSTRUCCIONES QUE LE DEJÓ A SU AMIGA SOBRE LA COMIDA, LAS VITAMINAS Y EL VETERINARIO DR COOPER DEL GATO CUANDO FUE CAMINO A SALINAS

"LA ULTIMA VEZ QUE VÍA A JAMES DEAN FUE CUANDO DE REPENTE VINO A MI CASA A LAS TRES DE LA MAÑANA. HABLAMOS DURANTE HORAS,SOBRE LOS PLANES FUTUROS, INCLUYENDO LA PELÍCULA QUE PRETENDÍA HACER. LUEGO, SE FUE PERO PRONTO VOLVIÓ Y ME PIDIÓ UN LIBRO SOBRE GATOS. 
SE DICE QUE EL GATO DESAPARECIÓ EL DÍA DE SU MUERTE" (NICHOLAS RAY)

DEBAJO LA FOTO DE MARCUS QUE HIZO JAMES DEAN
En la serie de fotos con la camisa a rayas y el maniquí, en el estudio de Roth, en realidad el gato que lo acompaña es Louis XIV, el siamés de Sanford y Beulah Roth







AL RESPECTO, BEULAH ROTH DA OTRA VERSIÓN SOBRE EL  COMIENZO Y EL FIN DEL MININO DE JIMMY
Fuente: https://gatosyrespeto.org/2016/06/16/james-dean-el-gato-marcus-y-el-gato-louis-xiv/



Un día, mi marido me llamó desde Warner Brothers:

– ¿Te importa si traigo a un chico a cenar? Trabaja en “Gigante”. ¿Qué has preparado?”

– Pollo al curry. Si es joven, no le gustará. ¿Cómo se llama?

– Jimmy Dean.

Tragué saliva y me apresuré a ponerme una mascarilla facial de fresa.

Jimmy entró en casa por primera vez esa tarde de verano. Mi marido nos presentó; me dio la impresión de ser taciturno, arisco y muy joven. No sé comunicarme con los jóvenes, pero Louis sí supo qué hacer y me salvó saltando a su regazo. Me preocupó que Jimmy le abrazara con fuerza, pero Louis no protestó, se limitó a ronronear. Se hicieron amigos en ese momento.

Y menos mal, porque Louis estuvo en las rodillas de Jimmy durante toda la cena, que no tuvo nada de éxito. Jimmy no entendió cómo podía ponerse coco en la carne. Estaba acostumbrado a comer hamburguesas y chili con carne

Beulah y Jimmy descubrieron que a los dos les gustaban las ciruelas, y el joven actor le mandó toda la abundante cosecha del ciruelo de su jardín. Beulah pasó varios días haciendo mermelada, tartas, etcétera. Pero volvamos al capítulo:

A partir de ese día vino a menudo a casa, a veces porque le invitábamos y otras simplemente se presentaba, siempre era bienvenido. No sé si venía a ver a mi marido o a mí. Le caíamos bien, pero adoraba a Louis y acabamos por entender que era el invitado de Louis. Como buen anfitrión, Louis le dejaba sentarse en el trono, un sillón veneciano del siglo XVIII. Diseñado para aristócratas, tapizado con brocados, el sillón parecía ofenderse con la intrusión de las largas piernas revestidas de tela vaquera de James Dean. Y aquí, en una posición algo incómoda, se dormía con Louis en el regazo. Los dos soñaban.

A continuación dice que Jimmy Dean nunca se reía a carcajadas, como si la exuberancia le avergonzase, y que se entusiasmaba por cosas tan diferentes como las motos, la música clásica, el jazz, las corridas de toros, la tarta de manzana y los gatos. Le gustaban compositores como Bartok y Schoenberg, además de la música africana, y acababa de descubrir a Sartre, Genet y Malaparte, por lo que le entraron muchas ganas de visitar París, Roma y Venecia, pero no tuvo tiempo para hacerlo, y Beulah sigue diciendo:

Sé muy poco acerca de su vida personal (era el ser humano que menos hablaba de sí mismo que he conocido), como si hubiera un vacío, una extraña cortina de gasa entre el mundo y él.
Pero no había cortina entre los gatos y él. Y decidió que debía tener uno que se pareciese lo más posible a Louis. Me pidió que le ayudara a encontrar un siamés. Estudiamos los anuncios en los periódicos y por fin encontramos uno en Venecia, California, claro.
Venecia, California, es un lugar de lo más deprimente, diseñado por un constructor muy imaginativo y con muy poco gusto a principios de este siglo como una pobre imitación de Venecia, Italia. Ahora, los canales están vacíos y llenos de basura; las calles están pobladas de beatniks barbudos y chicas con medias negras.
Sigue diciendo que nadie reconoció a Jimmy Dean mientras paseaban por las calles de la falsa Venecia. Recogieron al gatito más precioso y perfecto, y antes de irse visitaron el hotel St. Mark, donde supuestamente había dormido Sarah Bernard.
Me llamaba tres o cuatro veces al día para saber qué debía hacer con el gatito; el mismísimo Dr. Spock no habría cuidado mejor de un niño.
Pesaba su comida, le tomaba la temperatura, le medía para saber si crecía adecuadamente, examinaba la caja de arena para asegurarse de que no tenía gusanos, le llevaba regularmente a visitar al veterinario, le sujetaba mientras le vacunaban, le hizo una camita, pero acabó dejándole dormir con él, le amaba, cuidaba, mimaba, toda su vida giraba en torno al gatito.
Podía haber tenido a cualquier chica, cenar en grandes casas, salir, pero prefería estar con un gatito siamés. Solo tenía una queja, le hacía madrugar.
– No me gusta madrugar, Beulah.
– Pues no madrugues, puedes permitírtelo.
– Pero es imposible con un gato. A veces me pregunto si vale la pena tener un gato, te obliga a madrugar muchísimo. Ojalá no me hubieras convencido.
– Puedes regalarlo.
– ¿Regalarlo?
– Conozco a alguien que se muere por tener un pequeño siamés. Son muy responsables, cuidarán de él.
– Pero ¿tienes piedras en la cabeza?
– No, Jimmy, intento ayudarte.
– No me lo parece.
– Verás, si de verdad quieres deshacerte del gato…
– ¿Deshacerme de él?
Estaba horrorizado, y siguió diciendo:
– Antes me muero. Él es lo que más quiero en el mundo.
Parece ser que la víspera antes de irse a Pasadena dejó a Marcus al cuidado de su amiga Jeanette Doty con una nota indicando cómo debía cuidarle. Esta es la traducción de la nota:
1 cucharadita de jarabe Karo
1 lata grande de leche evaporada
la misma cantidad de agua destilada o hervida
1 yema de huevo
Mezclar y enfriar
No le des carne o leche fría
1 gota de vitaminas diaria
Lleva a Marcus al Dr. Cooper en la calle Melrose la semana que viene, toca vacunarle.


Jimmy no fue el único famoso que conoció al gato de los Roth, Luis XIV, he aquí algunas celebridades
FUENTE: https://gatosyrespeto.org/2016/02/25/luis-xiv-el-gato-cosmopolita/

CON ANA MAGNANI
 CON COLETTE
CON PAUL NEWMAN

CON GEORGES BRAQUE
CON LIZ TAYLOR