Etiquetas

MANDALA

MANDALA

Translate

miércoles, 23 de septiembre de 2015

PRACTICANDO DEPORTES SPORTS


"A todos los deportes se entregaba con ansiedad y pasión, pero las carreras de autos le tenían obsesionado. 
Quería a su coche como quien adora a un hermoso perro al que ha hecho su amigo, o como quien se ha hecho el inseparable amigo de un caballo. No trataba al auto como se trata a una máquina, a la que se le hacen reparaciones y nada más. No, la pasión era un afecto humano hacia algo con alma. Lo cubría en las noches frías, lo vigilaba de tanto en tanto cuando lo dejaba estacionado, cuidaba que nadie se apoyase en su carrocería"
MARSIL, Hécate   James Dean. Su vida y su pasión.  La tragedia hecha carne. Artistas Unidos. Buenos Aires. Septiembre 195
















"EL ATLETISMO ESTÁ EN EL CORAZÓN DE TODOS LOS JÓVENES AMERICANOS, PERO CREO QUE MI VIDA ESTARÁ DEDICADA AL ARTE Y LA INTERPRETACIÓN" (JAMES DEAN)







DEBAJO FOTOGRAFÍAS TOMADAS POR SANFORD ROTH EL 29 DE SEPTIEMBRE DE 1955 EN VÍSPERAS DE SU ACCIDENTE FATAL DEL 30, EN LA CUAL ASISTE A UNA SESIÓN DE ENTRENAMIENTO DEL DEPORTE JAPONÉS KENDO EL QUE TENÍA INTENCIÓN DE COMENZAR A PRACTICAR

"SÓLO ME SIENTO REALIZADO CUANDO PARTICIPO EN CARRERAS DE COCHES" (JAMES DEAN)




"LLEVO MONTANDO EN MOTO DESDE LOS DIECISÉIS AÑOS...ÍBA EN MOTO A LA ESCUELA.... E ÍBA EN MOTO A REUNIR LAS VACAS, QUE SE LLEVABAN UNOS SUSTOS ESPANTOSOS. ECHABAN A CORRER DE TAL MANERA QUE LAS UBRES SE BALANCEABAN DE ACÁ PARA ALLÁ PERDIENDO LECHE" (JAMES DEAN)
La primera fotografía de Jimmy sobre una motocicleta fue cuando tenía diecisiete años sus tíos   le habían comprado una de marca Czech Whizzeer. Durante ese año, la vida de Jimmy giraba principalmente alrededor de la escuela, su motocicleta y su obsesión con la velocidad. Quienes lo conocieron durante ese período de su vida lo recuerdan como muy extraño e intenso. Era impredecible y la pérdida de su madre continuaba influyendo en sus sentimientos profundos

Recordando una visita que hicera Jimmy con él y con Dizzy Sheridan a la granja de sus tíos en Fairmount, William Bast contó. "En cuanto pudo, sacó su vieja motocicleta del depósito y nos brindó una exhibición digna de un corredor profesional. Cuando se apeó nos dijo: "Nunca la venderé, es como un amigo y un hermano. Y los amigos son muy difíciles de hallar en el teatro". 


"LA FAMILIA DEAN CUENTA CON UN NUEVO MIEMBRO. ME HE COMPRADO UN MG ROJO DEL 53...ME EXCITAN SUS FORMAS FEMENINAS Y REDONDEADAS, SUS CADERAS, SU PERFIL, ETC. TIENES MUCHAS COMPETENCIA, MI MOTO, MI MG Y MI CHICA. ME HE ESTADO ACOSTANDO CON MI MG. LO HACEMOS JUNTOS, CIELO" (JAMES DEAN EN CARTA A SU NOVIA BARBARA GLENN)
Ya en la época de la filmación de Al este de Edén la Warner Bross le prohibió utilizarla (había tenido multas por exceso de velocidad) y, en sustitución,  se compró un caballo palomino al que llamó Cisco.que guardaba en un rancho cerca de Santa Bárbara. 
Le dijo a su amigo William Bast: "¿Te das cuenta, Willie desde que me conoces sabes que sueño con una moto así, y ahora que puedo pagármela no me la dejan usar."
Ella Logan le pidió en una fiesta a Marlon Brando que le aconsejara y éste lo hizo: "Jimmy, por qué no dejas de una vez por todas de correr en moto? No resulta, te lo digo por experiencia. Tú sabes que un actor con media cara destrozada no vale nada. ¿Por qué no te dedicas a otra cosa?". Jimmy escuchó pero no dijo nada. Logan temía que el consejo no hubiera dado efecto pero un par de días después le comunicó que o usaría más la motocicleta pues era demasiado peligrosa.
fotogramas de la biopic de James Dean protagonizada por James Franco recreando un paseo con Pier Angeli











Luego, justo antes de comenzar Rebelde sin causa, Jimmy se compró su primer auto sport, un Porsche alemán, color blanco. Pocas semanas después intervinó en Palms Springs en una carrera para coches sports. El primer día ganó la competencia de amateurs y el segundo día salió tercero en la de profesionales.
















A pesar de que, en algunas biografías se dice que tenía  miedo a volar, eso sólo pudo haber sido cuando todavía no había probado subir a un avión (que fue cuando ya lo habían contratado en Al Este del Edén)
En una entrevista periodística dijo la siguiente frase:

"LO PRÓXIMO QUE QUIERO ES UN AVIÓN, PERO NO LO PUBLIQUES. CUANDO COSAS COMO ÉSTAS APARECEN ESCRITAS, LAS COSAS QUE TE GUSTAN, HACEN QUE PAREZCA QUE TE HAS VENDIDO" (JAMES DEAN)
 






HAY UNA CURIOSIDAD QUE MARCA LA INFLUENCIA DE DEAN EN LOS DEPORTES: 
HUBO EN LA MISMA DÉCADA DEL 50 UN JAMES DEAN DEL FÚTBOL, ASÍ FUE APODADO DUNCAN EDWARDS UN GRAN FUTBOLISTA INGLÉS QUE MURIÓ TAMBIÉN MUY JOVEN A CAUSA DE UN ACCIDENTE DE AVIÓN. DEBAJO UNA SÍNTESIS DE SU TRAYECTORIA REDACTADA POR ALFREDO REDAÑO


Bobby Charlton siempre dijo que jamás vio a un jugador como él. Ni Di Stéfano ni Pelé, contra los que se enfrentó y a los que tanto admiró. «Tenía estatura, visión, técnica. Sabía parar el balón con el pecho y enviarlo con precisión a sesenta metros, con una pierna o con otra. Y eso con los balones pesados y mojados de la época. Nunca me sentí inferior a ningún futbolista salvo a él.» Duncan Edwards sobrevivió quince días al accidente aéreo del Manchester en Múnich, días en los cuales tuvo a toda Inglaterra en vilo. Se informaba al detalle sobre su estado, sobre sus raros ratos de conciencia, en uno de los cuales recibió el regalo de un reloj de oro que le envió el Real Madrid. En otros, preguntaba a su compañero de cama sobre el próximo partido: «¿A qué hora empieza el partido con los Wolves, Jimmy? Hay que estar preparados».
Su muerte aplazada fue el peor epílogo posible a la catástrofe del Manchester, porque había sido el jugador más querido de Inglaterra. Su posición preferida era la de medio izquierda, en la tradicional WM. Desde allí cortaba y repartía, en corto y en largo, y acudía al remate o disparaba desde lejos. Pero jugó ocasionalmente en varios puestos más, incluidos los de defensa central y delantero centro, cuando hubo necesidad de ello. Tenía una estatura y una fuerza privilegiadas, además de un dominio de balón propio de los superclases.
Nadie había debutado tan joven como él en la selección hasta entonces. Tenía dieciocho años y 183 días cuando se produjo la sensacional noticia de su debut con Inglaterra, en un sonado encuentro ante Escocia, ganado por los ingleses por 7-2. La precocidad era su divisa: con once años juega en la categoría de los de quince, con dieciséis debuta en Primera División, con el Manchester United, el mismo día que cumple los diecisiete firma su contrato profesional. Con veinte años ya ha ganado dos campeonatos de liga y su exhibición en el Alemania-Inglaterra es comentada en toda Europa. Alemania había ganado la Copa del Mundo de 1954, en Suiza. Inglaterra la visitó, en Berlín, en mayo de 1956. Duncan Edwards fue la estrella del partido, que ganaron los ingleses por 1-3, con el primer gol marcado por el propio Edwards. La prensa alemana le apodó «Boombomm »: «Lleva un Gran Berta en cada una de sus botas», publicó un periódico.
Su entusiasmo por el fútbol no tenía límites. En la temporada 1956-1957 jugó 95 partidos, entre el United, la selección y el equipo del Ejército. «Podría jugar todos los días del año si hubiera partidos suficientes », decía de él Jimmy Murphy, el ayudante de Busby. Billy Wright destacaba de él su entusiasmo contagioso en el túnel, antes de salir al campo. Su muerte desoló a Inglaterra. Frank Taylor, un periodista de los que viajaron con el equipo, que resultó herido pero sobrevivió, hizo amistad con un íntimo amigo de Edwards, que les visitó en el hospital de Múnich, y publicó unas declaraciones de este: «Quizá haya sido mejor así. Los médicos me habían dicho que ya no podría jugar más si hubiera sobrevivido, y él no hubiese resistido eso». Cinco mil personas atestaron los alrededores de la pequeña iglesia de Dudley, su ciudad natal, el día del funeral, y lo mismo ocurrió tres años después, cuando se celebró un memorial al que acudieron todos los supervivientes. Aun en 1993, treinta y cinco años después del accidente, su madre, ya anciana, declaró que cada semana recibía visitas de personas que venían a interesarse por los recuerdos de «mi pequeño Duncan».